Rosquillas esponjosas de anís

Rosquillas esponjosas de anís

Estas rosquillas esponjosas de anís  están muy buenas, su textura nos recuerda a la de los donuts comprados y la verdad es que no tienen nada que envidiar. Ya tenemos unas cuantas recetas de rosquillas, no nos cansamos de ellas ya que cada una tiene su aquel, son diferentes pero todas igual de ricas. 

rosquillas esponjosas de anis-caseras

Ingredientes para rosquillas esponjosas de anís

2 huevos
Medio vaso de leche
Medio vaso de licor de anís
Ralladura de 2 limones
Medio vaso de aceite de oliva
1 sobre de levadura química
Medio vaso de azúcar
800-900 gr. de harina
Aceite de girasol para freírlas
Almíbar:
2 vasos de agua
1 vaso de anís
Azúcar glás para rebozarlas

Receta rosquillas esponjosas de anís

1- Separamos las claras de las yemas.

2- Montamos las claras bien firmes y ahora iremos añadiendo de uno en uno, los demás ingredientes encima de las claras. Es decir, rompemos las yemas y se las echamos a las claras encima. Mezclamos y así con el resto de ingredientes. Cuando nos toque echar la harina no lo hagáis de golpe, sino poco a poco.

3- Cuando la masa se ponga un tanto consistente pasáis a amasarla encima de la mesa, como si fuera pan. Si necesita más harina se la vais añadiendo, pero debe quedar manejable al tacto. No debe quedaros dura.

4- Embadurnamos ligeramente un bol con aceite y metemos la masa dentro bien tapada y dejaremos reposar como mínimo 1 hora la masa.

5- Pasado el tiempo de reposo procedemos a formar las rosquillas y a freírlas en aceite de girasol. Dejamos enfriar.

6- Realizamos un almíbar en frío. No hace falta calentarlo, sólo mezclar bien.

7- Mojamos todas las rosquillas por el almíbar e iremos colocándolas unas al lado de otras sin amontonarlas.

8- Por último las rebozamos en azúcar glas.

rosquillas esponjosas de anis

Consejos para las rosquillas esponjosas de anís

No os paseis comiéndolas, son adictivas.
Es importante no apelotonarlas o se te pegarán las unas a las otras.

Deja un comentario